MI PRIMERA MUERTE

Me llamo Antonio Larrosa, nací el 24 de enero del año 1937 en Barcelona y la primera muerte que tuve me sucedió cuando tenía solo un año en una pequeña ciudad de Almeria que se llama Tíjola, a la que mi padre se habia trasladado por asuntos de trabajo.
El caso es que en aquellos tiempos muchos niños morian por cualquier cosa como la difteria o la ictericia enfermedades muy malas que estaban en boga por entonces.
Durante varios dias estuve enfermo con fiebre muy alta siendo atendido por el médico del pueblo el que cuando comprobó que no respiraba ni me latía el corazón y estaba frio me dió por muerto.
Mis padres eran de condición humilde y mi madre que era modista me confeccionó la mortaja mientras lloraba desconsolada, enseguida; mientras mi padre que era ebanista fue quien se ocupó de hacerme un ataúd a mi medida lo que tardaría dos o tres dias, circunstancia que puso en conocimiento del sacerdote, que le dió el permiso advirtiéndole que no podian pasar mas de tres.
De momento, ante la falta del ataud me pusieron encima de una mesa sobre una tabla inclinada y con muchas flores a la vista de los vecinos amigos y familiares. Mi madre no paraba de llorar y lamentarse y sobre todo supongo que se debería sentir muy desgraciada ya que anteriormente había perdido una niña. Ya habian pasado dos dias, estaba oscurecido,la casa, repleta de gente,ya se iba a cumplir el plazo en el momento en que tembló la tierra a causa de un pequeño terremoto, en cuyo instante mi pequeño cuerpo resbaló cayó al suelo y recobré la vida, me puse a llorar y le dije a mi madre…Mamá tero teta.
Lamento no recordar nada de aquel suceso del que tomé conciencia cuando ya empecé a entender cosas y pregunté a mis padres.. ¿Porque todo el pueblo me llama el Resucitao? Y esa es la increíble historia que supongo solo la deben recordar los más viejos de aquella pequeña ciudad andaluza.Para finalizar esta penosa historia os diré que me siento muy intrigado y a veces pienso que debo tener algo de gato