ARMAS MARAVILLOSAS

ARMAS MARAVILLOSAS Pepito se levantó de su cunita con tal prontitud que bien pudo haber batido el record de velocidad infantil, cuando llegó a la chimenea después de recorrer el largo pasillo, bajar los quince peldaños y atravesar el vestíbulo. Pepito observó embobado...